Consejos básicos para mejorar tus fotografías (Especial blog e Instagram)


Este es un post que me hace mucha ilusión, lo reconozco. Después de años por aquí, he notado una gran evolución y espero poder ayudaros. Quede claro desde el comienzo que yo no he estudiado fotografía, pero hasta yo estoy sorprendida del cambio que se puede hacer de forma sencilla, y para muestra... Un botón... 2014 vs. 2018, bienvenid@s al horror...


No soy la más adecuada para decirlo, pero el cambio es OBVIO. No tiene nada que ver una fotografía con otra. En 2014 las imágenes las tomaba de cualquier forma, sin decoración, me daba igual la luz y lo peor de todo, estaban tan poco nítidas que ni se podía leer bien el nombre del producto que aparecía. Ahora no hay comparación posible (y aún sigo tratando de mejorar, por supuesto) y por ello, al darme cuenta de lo mucho que había evolucionado y comentarlo por redes, tod@s nos pusimos de acuerdo en que contar el proceso en un post estaría genial. Así que, si te interesa mejorar en tus fotografías sin necesidad de un equipo profesional, ¡estás en tu sitio! Coge papel y boli... ¡Empezamos!


1. Encuentra tu rincón perfecto

Si estás empezando, o no te lo puedes permitir o directamente, no quieres gastar en focos y demás, no tienes por qué hacerlo. Todos tenemos un lugar en casa por el que mejor luz entra, aquí es donde vas a hacer tus fotos. Con buen tiempo puede ser cualquier terraza o jardín; cuando hace malo, intenta ponerte delante de una ventana grande por la que entre buena luz y aparta las cortinas si las tiene, así entrará mejor.

Eso sí, IMPORTANTE, intenta que la luz entre lo más blanca posible (en la foto ves un ejemplo). En la edición es algo que se puede corregir, pero hasta cierto límite... Cuánto más tengamos hecho de primeras, mejor. Esto lo puedes controlar muy bien fijándote en la luz que hay a diferentes horas. Averigua cuál cuadra más con el tipo de foto que quieres y prepara todo.

En mi caso, me pongo delante de mi ventana entre las 12 y las 15 horas. Antes, la luz es demasiado escasa para que las fotos sean todo lo claras que quiero y después, empiezan a ser demasiado cálidas.
Te recomiendo que elijas un par de puntos y vayas haciendo pruebas de fotos a diferentes horas (que cuadren con cuando tienes tiempo para ello de forma habitual o te volverás loc@) y así descubrirás qué te gusta más.

Algo exagerado para que veáis bien la diferencia: poca luz, fría y cálida

2. ¡Encuentra tu fondo!

En esto también tiene mucho que ver la temática en la que te muevas. En el caso del maquillaje todo es posible, pero están muy de moda los fondos purpurinosos, los que imitan al mármol o la madera (si tienes alguna superficie en casa de este tipo, ya lo tienes), cartulinas de colores... Son cosas que puedes encontrar fácil en cualquier bazar o papelería, pero no tienes por qué gastar. Seguro que tienes alguna alfombra o manta bonita, algún recipiente chulo... ¡¡Rebusca por casa y prueba!!
Yo personalmente encontré un buen aliado en una cartulina que recrea el mármol blanco. Es cierto que me costó encontrarlo, no en todas las papelerías hay, por si te pasa como a mí, he encontrado uno en Amazon que te puede servir (link). Lo que sí, si ves que te convence, agradecería que lo comprases desde este enlace, no gastas más y a mí me ayudas un poquito 😊

CONSEJO: obviamente, cada uno tiene su propia personalidad y gusto y en cuestión de cosas artísticas, no hay reglas; pero si vas a hacer una fotografía de muchas cosas, o de algo que tiene muchos colores, etc... Intenta que el fondo sea lo más sencillo posible, sino, la fotografía queda demasiado atiborrada y el objeto/s que fotografías deja de ser el protagonista.

Comparativa con fondos diferentes

3. Vamos con la decoración

Volvemos a lo mismo de antes, en sitios baratos como Primark, bazares y demás puedes encontrar auténticas monerías acordes a tu temática, pero insisto, si estás empezando o tu presupuesto es limitado, rebusca en casa. Dependerá de tu tema una vez más o tus gustos pero puedes usar chucherías, lápices o rotuladores, retales, cuentas, joyería en general, cosas que tengas en casa de decoración, ¡incluso plantas!

La fotografía es creativa, no te cortes, pruébalo todo y encuentra lo que más te guste. ¿Tienes un blog infantil? Peluches, dulces, muchos colores... ¿Manualidades? El paraíso papelero en tus fotos... ¿Eres más de recetas? Todo tipo de comida, moldes, cubiertos bonitos... ¿Lo vas pillando? Deja que tu locura creativa salga a la luz, lo que menos te esperas puede acabar siendo tu acompañamiento favorito.



4. Pero... No tengo réflex

Yo sí y sólo la utilizo para hacer fotos cuando me voy de viaje. Para el blog uso mi móvil. Ahora mismo tengo iPhone, pero también he usado Sony anteriormente, así que no es cuestión de tener algo de la manzanita porque sea mejor. Lo único que tienes que saber es si tus fotos salen nítidas y puedes regular la luz en caso de necesitarlo. Así, podrás hacer que se vea mejor la fotografía, sigues teniendo la opción de usar zoom si quieres (aunque no lo aconsejo), no necesitas montar toda la parafernalia del trípode y demás y, no te gastas un dineral en objetivos. Estoy segura de que tienes el móvil siempre en la mano, ¡sácale partido!

Mis fotos antes se veían fatal, de tanto ruido que tenían (esa sensación grumosa pixelada) a veces ni se leía el nombre del producto... Si ves que esto te pasa, limpia la cámara, puede estar llena de polvo. Por otro lado, si tus fotografías las tomas en cualquier sitio o momento, no necesitas cargar con una cámara pesada, está todo en tu mano. Además, es obvio que si sabes manejar una réflex puedes sacar fotones, pero tener tus fotografías en el móvil tiene una ventaja que te cuento ahora...



5. ¡Vamos a editar!

No te preocupes por Photoshop, tienes las fotos en el móvil, ¿recuerdas? Esto te permite editar tus fotografías en cualquier parte y momento. Haces un repaso de las fotos que has tomado, eliges las que más te gustan y... a editar. Sólo necesitas un buen aliado: Aviary.

Esta es una aplicación gratuita disponible para iOS y Android así que tod@s la podéis conseguir en un momento. Es muy parecida a Photoshop pero mucho más sencilla. Te permite retocar ajustes de la fotografía como la luz y la saturación, darle más nitidez o difuminarla; pero también tiene un montón de filtros, puedes recortarla, escribirle lo que quieras, pintar en ellas si hace falta. Es de mis apps favoritas de siempre.

En mi caso, paso mucho tiempo en transporte público así que es tiempo que uso para editar las fotografías tranquilamente mientras escucho música con los cascos. Además, se tarda poquísimo en dejarlas bonitas. 



6. Y lo más importante: JUEGA

Eres únic@ y tus fotografías también lo tienen que ser. No intentes imitar al resto, son tus propias fotos y tú tienes tu propio estilo, busca tus colores, el tipo de edición que más te guste, igual encuentras el filtro perfecto para ti o prefieres que tus fotos sean más naturales. Tal vez se te ocurra usar de acompañamiento algo que a nadie más se le había ocurrido, o la edición de la foto es tan genial que a todo el mundo le gusta. 

Todo esto lo vas a averiguar a base de probar TODO lo que te permita crear tu mente. Juega, juega y juega. Diviértete haciendo combinaciones, experimentos, probando TODAS las funcionalidades de las apps que uses... Pero busca tu estilo. Yo por ejemplo he llegado a ver mis fotos en versión negativo y oye, tenían su gracia, aunque para el maquillaje no era el estilo ideal, a lo mejor para ti sí. ¡Innova y déjanos a todos con la boca abierta con tu originalidad! Y si tienes la mente nublada, siempre puedes inspirarte (que no imitar) gracias a Pinterest.



Si te ha gustado y servido, no te olvides de suscribirte al blog para más contenido como este. ¡Espero que te haya ayudado!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...